Ser Español

Posted on October 12th, 2006 by Francisco Polo.
Categorías: Culturas, Pensamiento.

bandera.jpg

Hoy, 12 de octubre, es la Fiesta Nacional de España. Quizá es un buen día para recordar que en España necesitamos un nuevo concepto de patriotismo como expuse en un artículo hace unos meses. Ya que, todavía hoy, hay quien malinterpreta lo que significa ser español.

Por otra parte, creo que les resultará curioso saber que la designación de la fiesta nacional, también conocida como Día de la Hispanidad, fue marcada en la Ley 18/1987. Es una Ley breve. De hecho tiene un solo artículo. Sin embargo su Exposición de Motivos tiene la extensión suficiente como para explicar el por qué de la elección del día 12 como fiesta nacional. La pego aquí debajo.

La conmemoración de la Fiesta Nacional, práctica común en el mundo actual, tiene como finalidad recordar solemnemente momentos de la historia colectiva que forman parte del patrimonio histórico, cultural y social común, asumido como tal por la gran mayoría de los ciudadanos.

Sin menoscabo de la indiscutible complejidad que implica el pasado de una nación tan diversa como la española, ha de procurarse que el hecho histórico que se celebre represente uno de los momentos más relevantes para la convivencia política, el acervo cultural y la afirmaci6n misma de la identidad estatal y la singularidad nacional de ese pueblo.

La normativa vigente en nuestro país a este respecto se caracteriza por una cierta confusi6n, al coexistir, al menos en el plano formal, distintas fechas como fiestas de carácter cívico o exclusivamente oficial.

Se hace conveniente, por lo tanto, una nueva regulación para dotar inequívocamente a una única fecha de la adecuada solemnidad.

La fecha elegida, el 12 de octubre, simboliza la efemérides histórica en la que España, a punto de concluir un proceso de construcción del Estado a partir de nuestra pluralidad cultural y política, y la integración de los Reinos de España en una misma Monarquía, inicia un periodo de proyección lingüística y cultural más allá de los límites europeos .

La presente Ley trata de subrayar, a través de la decisión de los legítimos representantes del pueblo español, la especial solemnidad de la fecha.

En cualquier caso, celebren ustedes lo que celebren, les deseo (si viven en España) que disfruten de su día de asueto. Yo, hoy, seguiré estudiando. Hasta mañana.

Comparta este Artículo:
These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • del.icio.us
  • meneame
  • digg
  • YahooMyWeb

Hay 7 Comentarios.

Iván Navas-Fernández

Comment on October 14th, 2006.

Hace unos años, en 2000 , el partido en el gobierno organizaba su congreso anual. Dentro de las diferentes ponencias, una llamó especialmente la atención, sobre todo desde más allá de nuestras fronteras. La ponencia en cuestión iba en torno al “Patriotismo Constitucional” un término acuñado por Habermas y que justamente viene que ni pintado al post de hoy. Por “Patriotismo Constitucional” Jürgen Habermas entiende todo un nuevo sistema de valores no ya sitos en la tradición ni en la historia, sino en la propia Carta constitucional. De esta forma los nuevos ciudadanos se incorporar a los valores de la Ley Fundamental, vengan de donde vengan y vayan a donde vayan. En un mundo cada vez más complejo fruto de fenómenos como la Postmodernidad y la Globalización, la teoría de Habermas se sitúa como un faro dentro de la tradición del Republicanismo ciudadano que arranca desde tiempos de Séneca. Ser español o , precisamente, europeo, cada vez se acerca más a esta teoría y esta forma de ver la pertenencia a un grupo político. Pero los valores (racionales, en este caso) no son suficientes. Símbolos como la bandera, las instituciones o el mismo himno marcan una diferencia, más que significativa, esencial. Veremos si en el futuro la población que está llegando, los “nuevos españoles” son capaces de integrarse y ser integrados, en un proyecto que incumbe a todos y que tiene en el preámbulo de la Constitución del 78 los máximos exponentes de los valores de nuestra comunidad política y social.

JOS

Comment on October 14th, 2006.

El jueves día 12 celebré nuestra fiesta nacional, al contrario que la gran mayoría de mis conciudadanos y compatriotas -parece que da respeto (o miedo) usar esta palabra- trabajando. Desde mi refugio laboral pude seguir el desarrollo de los actos conmemorativos en la madrileña plaza de Colón, presididos por SS.MM. los Reyes y el resto de la Familia Real al completo, incluida una doña Leticia luciendo incipiente embarazado. El año que viene (D.m.) por esas fecha, ya no habrá una pequeña infantita correteando por los salones de Zarzuela, sino dos criaturas y, si una de ellas es infante, la polémica estará servida y a don Felipe los informadores le freirán en la tradicional recepción palaciega del día de la Hispanidad (si no le han churrascado ya en los meses previos). Pero ese no es el tema que nos ocupa.

Al final del desfile, cuando las autoridades se retiraban de su tribuna, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, tuvo que escuchar los gritos e improperios de algunos de los asistentes que le acusaban de traición a la patria. Los espontáneos protagonistas, que se desgañitaban al grito de “¡España, España!” (como si en los oídos del presidente fuera un insulto) dieron muestra de grandes dosis de patriotismo, pero escasas de diplomacia y saber estar. Él tampoco la tuvo hace años, cuando no se levantó al paso de la bandera de los Estados Unidos. Pero hay que saber perdonar, hombre.

Una de mis compañeras de trabajo se encontraba cerca de allí por motivos profesionales. Minutos después nos contaba (a los que compartíamos la cruz del ‘no festivo’) que venía gratamente sorprendida del desfile de las Fuerzas Armadas: estéticamente impecable, una puesta en escena sublime… “pero estaba lleno de muchos derechones/as rancios/as”.

Ese es el problema de identificar el patriotismo con una única opción política. Y ese es el quebradero de cabeza que nos va a costar mucho quitarnos de encima. Estos, se aferran a la bandera hasta desgastarla y parecer que es sólo suya. Los otros no la quieren tocar, por evitar similitudes con los primeros o por rechazar unos colores, los constitucionales, y añorar otros de otra época, legítima en su momento pero hoy por hoy inexistente (en nuestro territorio). Quieras o no salpica intransigencia por los dos lados y, al final, un partido de la selección (de fútbol) parece ser el único escenario donde está justificado enarbolar la roja y gualda sin tener que dar explicaciones o ser susceptible de encasillamiento. Claro que con el papelón que está jugando el señor Luis Aragonés, cada vez va a haber menos con ganas de pintarse la cara y jalear al ‘once nacional’. Sálvanos, Pau Gasol. Decía esta semana Ernesto Sáez de Buruaga que había que ponerle letra al himno español, porque en los acontecimientos deportivos, donde últimamente somos tan prolijos en podios y medallas, no queda bien el “nana, nana, nanananananana…”. Quita, quita.

Francisco Polo

Comment on October 14th, 2006.

Iván, realmente es un lujo tenerte por aquí. La verdad es que Habermas, y algunos otros, bien merecen un post aparte.

JOS, me ha encantado tu visión. Tienes razón en el hecho de que, por las connotaciones que se le intenta dar tanto a la bandera como al propio concepto de patriotismo hay quien huye despavorido. Por eso hay que replantearse esa idea y por eso mi post. Un placer tenerte por aquí. Espero que vuelvas!

Molano Fish

Comment on October 15th, 2006.

JOS!! que bien contar con tu visión de este tema en este blog. Sinceramente creo que este problema tiene difícil solución, al menos a corto plazo. Conozco gente entre mis amistades que piensan que la única opción buena sería la búsqueda de una nueva bandera y un nuevo himno nacional, desligados absolutamente de cualquier opción política particular, o lo que es lo mismo, apoyados por todas ellas. Debiera pues tener un respaldo unánime de todos los partidos españoles, incluidos muy especialmente los partidos nacionalistas. Y digo muy especialmente porque pienso que estos nuevos símbolos de la nación deberían ir acompañados de una nueva definición de España, como país plural y multicultural, donde todos sus componentes se vieran “protegidos” (y no atacados) por esta idea de patria que hoy por hoy trae tantas crispaciones.

La verdad es que no es una idea absurda ni mucho menos, y seguramente, de llevarse a cabo, terminaría con muchos prejuicios de la sociedad española…Sin embargo, sí la veo un poco utópica en el sentido de que estos cambios sólo son posibles a través de una modificación de la Constitución, y, no entiendo bien por qué, para ciertos sectores políticos la Constitución es algo intocable, casi textos sagrados! Señores políticos, nuestra Constitución es tan sabia que, sabiendo que en un futuro se quedaría obsoleta, decidió contemplar los mecanismos necesarios para que pudiera ser modificada, no le privemos de estar a la última.

JOS, me gustaría saber tu opinión a cerca de lo escrito. Francisco, mi impresión es que tú estarás más o menos de acuerdo con lo que expongo…o me equivoco?

JOS

Comment on October 15th, 2006.

Estimado Molano, como solución… me parece simplemente una opción y no la acabo de compartir. Qué es utópica… ciertamente sí, en eso te doy la razón. Plantéale eso a ciertos partidos, verás que manifestaciones más majas te organizan. Y convoca a nuestros queridos parlamentarios a una reunión en el Congreso dela comisión especializada “bandera” No quiero ni imaginarme con qué cara saldrían.

Además, lo que seguro conseguiríamos con una nueva simbología es que los partidos de fútbol se llenaran de nuevas- banderas-incostitucionales (se crearía un nuevo rol social a jugar por los que añorarían la actual enseña que habrían de sumarse a los que hoy, en 2006, todavía no se han resignado a desterrar la del aguila)

Pero sobre todo, plantearme esa posible solución me produce tristeza. ¿No somos capaces de entrar en el juego democrático, de aceptar las reglas…? ¿Tenemos que hacer borrón y cuenta nueva porque no tenemos la madurez de ser capaces de ceder para, al mismo tiempo, ganar? ¿Debemos olvidarnos del español y consensuar una nueva lengua interterritorial? Esto último, obviamente, es una exageración y sé que no la entraréis a valorar (espero)

Francisco Polo

Comment on October 16th, 2006.

Esa nueva definición de España, plural y multicultural, en la que caben todos ya está formulada. Y está contenida en la Constitución. Por ello y porque tiendo a racionalizar me apegaría a los valores de la Carta Magna (en una especie de patriotismo constitucional como el descrito por Iván). Porque son valores razonados y consensuados. Y no creo que hiciera falta plantearse el hacer borrón y cuenta nueva buscando nuevos símbolos. La Historia nos demuestra que todo signo, toda palabra, acaba tomando, en mayor o menor medida, una carga negativa. Así que soy más bien partidario de la transoformación activa de lo que ya tenemos para convertir algo que, como habéis señalado, puede producir rechazo en algo positivo, que represente la unión de esfuerzos, la convivencia y el cosmopolitismo que existe en España.

Es más fácil empezar esa transformación en una simple conversación con otra persona hablándo de lo que para mí representa el ser español que proponiéndole cambiar de bandera. ¿No creéis?

ana iglesias

Comment on October 17th, 2006.

El problema no es crear una nueva España, ni una nueva bandera, ni un nuevo himno, lo que se trata es de crear una entidad política, porque en realidad está por crear (a pesar de los 500 años haciendo historia juntos), con aquellas organizaciones, organismos, instituciones y personas que quieran participar en ese proyecto común, que los hay y muchos, permitiendo, al que no quiera adherirse, no hacerlo sin más, dejándole pertenecer al proyecto de identidad política que considere oportuno, teniendo en cuenta que en el presente y futuro mas cercano la entidad política que nos toca vivir se llama Europa. Por cierto habría mucho que hablar sobre el tema deporte (lease Fútbol) - política (patriotismo barato). La política se creó para resolver los problemas de convivencia entre las personas y no para meter goles a nadie. Que cada uno viva el fútbol como quiera pero no mezclemos temas. Un saludo para todos .

Deje un Comentario

Los Comentarios pueden contener cierto xhtml. El Nombre y el Email son obligatorios (el Email no será mostrado), la url es opcional.




Sitemap